Diferencia

La diferencia entre tener un perro y un hijo, es que generalmente (si no sucede algún infortunio) un hijo sucede a su progenitor. Es una cuestión de números. Al hacerse de un perro, el dueño sabe que este morirá en breves, en no más de quince años. Quizás sea una opción para evitar compromisos a largo plazo o simplemente consista en un accionar tan racional como subirse a una montaña rusa o correr picadas callejeras o practicar tiro al blanco. En cualquier caso, eso nos define como hombres. Deberíamos popularizar las tortugas, a ver qué pasa, quizás desaparezcan así la tristeza de perder a un ser querido, la superpoblación y tanto viejo muriendo con perro que aún no aprendió a ladrar.

No Comments

Post a reply

Copyright © Mauricio Percara 2015