Defensores a préstamo

Marx tenía empleada doméstica y no le pagaba a término, el Che era homofóbico y hoy aparece su rostro blandido en marchas que abogan por libertad sexual. ¿A quién podemos invocar ahora ante tanta injusticia para con los discapacitados? ¿Al rey Leónidas I?

Culpa

Demolition Man es una de las peores películas que vi en mi vida, hace años y más años. Era un nene sin mucho criterio cinematográfico cuando la enganché en la tele, y aún así supe que era pésima. Pero en esa cinta se ve a la gente usando cascos de realidad virtual para concretar encuentros íntimos, en lugar del evolutivamente placentero cuero con cuero. Quizás no estaban tan mal los guionistas Robert Reneau, Daniel Waters y Peter M. Lenkov, puede que se trate de una metáfora sincera de lo que vamos a encontrarnos en un futuro sin piropos, sin gente admirándose mutuamente, con contactos íntimos a nivel diplomático. ¿Por qué me siento un poquito culpable cada vez que admiro el cuerpo de una mujer hermosa? ¿A dónde queremos llegar mañana? Posiblemente el futuro será tan malo como lo fue Demolition Man, lamentablemente entonces ya no seré un niño sin criterio y con una vida de arrepentimiento por delante.

Homoland

La ciencia finalmente demostró que todos somos gays. El que lo es, el que le da la mano a su prójimo del mismo sexo para rezar el padrenuestro y, especialmente, el que les tiene fobia. Este último tiene más chances de ser gay que un gay declarado y a gusto con su condición. Próximamente también demostrarán que es contagioso. Y, luego, retornarán con los estudios sobre la patología que dio origen al término heterosexual. Yo, que no pincho ni corto, me preocupo más por la fe que tenemos en los científicos que trabajan por las ofrendas que reciben de las corporaciones feligresas.

Copyright © Mauricio Percara 2015